La epilepsia es una enfermedad neurológica cerebral crónica. Afecta a personas de todo el mundo independiente de la raza, sexo, edad o condición social. Esta ocurre cuando se genera una descarga anormal de neuronas en forma paroxística y recidivante, es decir, de aparición brusca, generalmente de duración breve y recurrente en el tiempo. Puede generarse por múltiples etiologías, que van desde una causa genética, estructural, metabólica o incluso desconocida.

Las Crisis Epilépticas pueden ser Convulsivas o No Convulsivas. Las crisis convulsivas se caracterizan por episodios de activación motora involuntaria de alguna parte o todo el cuerpo, que pueden o no acompañarse de pérdida de consciencia y control de esfínteres (crisis clónicas, tónicas, mioclónicas, tónico-clónicas, etc).
Las crisis epilépticas no convulsivas son aquellas cuya manifestación clínica predominante no es actividad motora paroxística, si no que una disfunción cerebral que genera desconexión del medio (Ausencias), detención de la actividad, síntomas sensoriales (incluyendo visión, audición y gusto) o alteraciones transitorias del estado del ánimo u otras funciones cognitivas más complejas.

Tanto las crisis epilépticas convulsivas como no convulsivas pueden tener un inicio focal cuando nacen en una parte del cerebro, o generalizadas, en donde existe una descarga que compromete toda la corteza cerebral desde un inicio produciendo la crisis epiléptica.

En todo el mundo, unos 50 millones de personas padecen epilepsia, lo que la convierte en uno de los trastornos neurológicos más comunes. En el niño, la incidencia duplica a la del adulto (1-2% en adulto / 2-4% en niños) esto se explica, en parte, porque aproximadamente el 50% del total de las epilepsias en niños remiten antes de los 15 años de edad. https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/epilepsy

Si existiese masivamente un correcto diagnóstico y tratamiento, alrededor de un 70% de las personas con epilepsia podrían vivir sin crisis epilépticas y llevar vida normal.
La literatura evidencia que 1 de cada 4 pacientes, que llegan a centros terciarios por epilepsia refractaria, resultan tener otro tipo de eventos paroxísticos No Epilépticos mal diagnosticados, tales como: espasmos del sollozo o apneas emotivas, migraña confusional, sincope febril, etc.
Estos eventos paroxísticos, que pueden simular crisis epilépticas, son 3 veces más frecuentes que la epilepsia en sí.

¿Crisis Epiléptica es lo mismo que Epilepsia?
No necesariamente, un paciente puede tener crisis epilépticas sin tener epilepsia. Una crisis epiléptica puede ser inducida por un factor causal estresor del cerebro que lo haga presentar una descarga eléctrica (epiléptica) en forma aguda y no crónica. Ejemplos de factores causales gatillantes son: fiebre en pre-escolar, desbalances hidroelectrolíticos, bajas de glucosa, infecciones cerebrales, traumatismos cerebrales mayores o por un síncope.
En todos estos casos, al tratar el factor gatillante, se normalizará la función eléctrica cerebral, sin recurrencia de una crisis epiléptica, a menos que esta causal se repita.

¿Que es una Epilepsia Refractaria?
Se define Epilepsia Refractaria como aquella en la que se ha producido una falta de respuesta en el control de la epilepsia a 2 fármacos antiepilépticos en monoterapia o en combinación, tolerados apropiadamente, y elegidos y empleados de forma adecuada para conseguir libertad de crisis. Se considera ausencia mantenida de crisis un periodo de un año o, en caso de crisis muy esporádicas, un período de al menos el triple al mayor intervalo inter crisis pretratamiento.(Kwan et all. Epilepsia. 2010 Jun; 51(6):1069-77).
Un estudio Sueco muy reciente (Lars-Olov Brorson et a. Epilepsia. 2019; 1–12), evidencia que aproximadamente el 90% de los niños con epilepsia registran una remisión de su epilepsia a 50 años de seguimiento, pero para esto el diagnóstico y tratamiento correcto es la base de todo.

¿Cuáles son los factores que pueden dar una FALSA refractariedad?

  • Diagnóstico erróneo de epilepsia.
  • Ausencia de diagnóstico del Síndrome Epiléptico adecuado.
  • Mala elección de los dos primeros fármacos y/o combinación de fármacos inapropiados.
  • Presencia de factores agravantes (ej. Alteraciones del sueño, mala adherencia, trastornos del ánimo, etc.).

El riesgo de muerte prematura (SUDEP) si existe. En adultos con epilepsia es hasta tres veces mayor que en la población general. La incidencia de SUDEP en edad pediátrica ha sido reportada como cinco veces menos que la observada en adultos.

Mitos que deben erradicarse:

¿Puede contagiarse?
Le epilepsia no es contagiosa.

¿La epilepsia causa retraso mental?
No, algunas personas con retraso mental pueden experimentar crisis epilépticas, pero tener estas crisis epilépticas no implica necesariamente el desarrollo de una deficiencia mental.

Las crisis epilépticas matan neuronas
Los datos clínicos y experimentales indican que algunos tipos de crisis epilépticas conducen a la muerte neuronal, mientras que otros tipos no lo hacen.

¿Cuáles no matan las neuronas?
Aquellas crisis epilépticas convulsivas y no convulsivas breves, de menos de 5 minutos de duración, tales como las crisis focales y crisis de ausencia, no causan daño evidente.  Aquellas crisis prolongadas, focales o generalizadas, que pueden evolucionar a convulsiones tónico-clónicas motoras bilaterales, y el Estatus Epiléptico, si pueden inducir muerte neuronal en áreas altamente susceptibles tales como el hipocampo, corteza entorrinal, amígdala, tálamo y otras estructuras límbicas.

En resumen:

La epilepsia es una enfermedad del sistema nervioso central, crónica, que en su gran mayoría es tratable, especialmente en la edad infanto-juvenil.

Un mal diagnóstico, y tratamiento incorrecto, generan falsas tasas de refractariedad dando como resultado la perpetuación del estigma y discriminación.

La gran mayoría de las epilepsias no matan neuronas ni producen retardo mental.

Sin un diagnóstico y tratamiento apropiado no se puede definir el futuro o pronóstico de la epilepsia.

Un porcentaje menor al 25% requerirá terapias adicionales y no más del 10 % deberá ir a evaluación pre-quirúrgica.

Ninguna epilepsia puede considerarse refractaria antes de que no sea evaluada en un centro terciario o una clínica integral de epilepsia.

 

El manejo de crisis epilépticas es un tema de principal relevancia para los padres y cuidadores de nuestros pacientes, ya que les entrega conocimientos que les permite saber que hacer durante las crisis, bajando los niveles de angustia y permitiendo un actuar seguro para el paciente.
El objetivo principal de los primeros auxilios durante una crisis epiléptica es el de evitar mayores lesiones en los pacientes, ya que al estar privado de conciencia puede estar expuesto al riesgo de lesiones físicas, las cuales son fácilmente prevenibles. A su vez, es de importancia el objetivar el tiempo que dura la crisis, ya que según esto deberemos decidir si será necesario administrar algún medicamento, indicado por su médico tratante, en caso de crisis que conlleven riesgo de estado epiléptico (crisis que se prolonga por más de 30 minutos).

Los primeros auxilios dependerán del tipo de crisis que tenga el paciente, siendo en todas ellas posible realizar acciones por el familiar o cuidador, ya que lo que se debe hacer es bastante simple:

1.- CRISIS FOCALES SIN COMPROMISO DE CONCIENCIA:

Básicamente no requiere primeros auxilios, salvo tranquilizar y acompañar al paciente. Una vez finalizada la crisis registrar el evento en su calendario de crisis.

2.- CRISIS FOCALES CON COMPROMISO DE CONCIENCIA:

A diferencia de la anterior, al estar el paciente comprometido de conciencia, se encuentra con mayor riesgo de lesionarse, por lo que es necesario realizar algunos cuidados específicos:

    • Nunca deje sola a la persona con crisis
    • Aleje los posibles peligros (objetos cortopunzantes, riesgo de quemaduras, caídas, etc.)
    • Manténgase siempre acompañando
    • Posterior a la crisis, explique al paciente lo que sucedió y registre el evento en su calendario de crisis.

3.- CRISIS TÓNICO CLÓNICAS GENERALIZADAS:

Recordar que la gran mayoría de las crisis se detienen por si solas antes de los 2 minutos, por lo que en este tipo de crisis es importante verificar la duración, para ver si será necesario la administración de algún medicamento.
Los cuidados son los siguientes:

    • Solicitar registrar el tiempo, o si estoy solo, verificar hora de inicio.
    • Recostar al paciente, en alguna superficie segura, y proteger su cabeza de golpes.
    • En lo posible, lateralizar al paciente para que respire mejor, si no puedo, solo lateralizar la cabeza.
    • No es necesario reanimar al paciente, no intente abrirle la boca, ni introducir objetos.
    • No es necesario intentar detener los movimientos.

Comenzará a ver que lentamente los movimientos del paciente van cediendo, y que caerá en sueño profundo … déjelo descansar en posición de recuperación (paciente lateralizado, mano bajo su cara y pierna superior flectada).

Ahora bien, si han pasado más de 2-3 min y la crisis no cede debe usar su medicamento indicado, o acudir a un servicio de urgencia.

En relación a su medicamento indicado, algunas consideraciones:

    • Mantenerlo siempre en un lugar de fácil acceso y llevarlo con usted si fuera necesario.
    • Debe tener claro cómo utilizarlo y que dosis debe administrar.
    • Idealmente, si requiere otros insumos, tenerlos junto al medicamento y listos para utilizar.
    • Si la crisis no cede posterior a la administración del medicamento, debe acudir a un servicio de urgencia.

Ante cualquier duda que tenga ¡no dude en consultarnos!

 

La información obtenida en el electroencefalograma es clave para el diagnóstico del tipo de epilepsia (síndrome epiléptico) que tiene cada paciente. El EEG es un exámen placentero en general, sin riesgos e indoloro.

Se recomienda llegar 15 minutos antes de la hora agendada.
Similar a cuando se sube a un avión, al entrar a la sala de EEG apague el celular, puede interferir en la señal del registro. Un registro poco claro debe repetirse.

A- Preparación general del paciente, independiente del tipo de exámen.

  1. Para evitar la hipoglicemia, que puede alterar el trazado, causar malestar al paciente y falsear los resultados, No debe realizarse ayuno previo al exámen. Se sugiere realizar una comida normal ligera antes del procedimiento.
  2. La ingesta de fármacos debe mantenerse normal, salvo prescripción médica escrita en la orden y explicada por médico tratante al cuidador o paciente.
  3. El paciente o cuidador debe saber qué fármacos y qué dosis tiene indicada e informar al técnico antes de la realización del exámen.
  4. Es importante saber por qué el médico les está solicitando el exámen (control, eficacia de un nuevo fármaco, persistencia de crisis, cambio de dosis u otras), ya que será preguntado por la técnica.
  5. El cuero cabelludo y piel deben estar limpios y no grasosos. Lavar el cuero cabelludo con champú, preferiblemente neutro, la noche previa o en la mañana antes del exámen. No use acondicionador o cualquier otro producto oleoso en cuero cabelludo y rostro. El cabello debe estar seco al momento del exámen.
  6. Vestir ropa cómoda y asegurar que el paciente acuda al baño o haya sido mudado antes del inicio del procedimiento.  
  7. Al final del exámen podrá lavarse el pelo para retirar pasta conductora del cuero cabelludo. Se recomienda traer una muda adicional en caso de que se moje al momento del lavado.
  8. Se le facilitará lavapelo, champú, bálsamo, toalla y secador de pelo. Debe portar la peineta o el cepillo personal.
  9. Debe traer siempre el último EEG realizado, especialmente si fue realizado en otro centro, para entregarlo al médico que realiza el informe.
  10. Si se encuentra enfermo, con fiebre, obstruido o la tos no le permita estar quieto o dormir, cambie su hora.

     

B. Preparación individual según tipo de EEG:

No todos los electroencefalogramas son iguales y la adecuada preparación para cada uno de ello es clave para asegurar un registro eficiente. La falta de preparación adecuada puede inhabilitar el exámen.
En términos generales, los diferentes tipos de EEG se dividen según el estado de vigilia del paciente. La duración del exámen es definido por cada laboratorio en particular. En CIEI todos los exámenes de EEG básicos (estándar y de privación de sueño) tienen una duración de 45 minutos.

1. EEG en vigilia (también llamado estándar)

  • Este exámen consiste en registrar vigilia en condiciones basales, no requiere privación de sueño.
  • Durante el exámen usted será sometido a diferentes maniobras y condiciones, tales como hiperventilación y foto-estimulación.


2. EEG con privación parcial o total de sueño

  • El sueño facilita la aparición de actividad epileptiforme.
  • Durante el trazado electroencefalográfico, además de vigilia, lo óptimo es que se registren ondas de sueño espontáneo, maniobras de activación y reacción de despertar.
  • Se sugiere realizar este exámen en todos los niños menores de 3-5 años, que no cooperarán para la realización del EEG.

La privación de sueño se realiza acorde a la edad del paciente y sus hábitos de sueño particulares. En caso de que exista un trastorno severo de sueño, éste debe ser informado al personal de la clínica al momento de solicitar la hora para, de ésta forma, tomar las medidas necesarias y asegurar éxito en la realización del EEG.
Para la privación de sueño se recomienda:

  • En menores de 1 año: sin privación de sueño, preferir horario de siesta para realizar el exámen.
  •  Entre 1 a 5 años: despertar 2 hrs. antes en la mañana para realizar exámen en hora de siesta.
  • De 6 a 15 años: debe dormir el 50% de las horas que habitualmente duerme, se prefiere la privación de la mañana. Por ej. si el niño duerme 8 hrs., se debe mantener despierto hasta las 0:00 horas para despertarlo a las 4:00 AM y sin que vuelva a dormir hasta la hora del éxamen.
  • Mayores de 15 años: privación total de sueño (corroborar esta indicación siempre con médico tratante). Realizar el registro durante la mañana.

Importante: Para el EEG con privación parcial o total de sueño es importante insistir que el paciente no debe dormir en el trayecto, desde la casa a la clínica, antes de realizarse el exámen,debe mantenerse despierto.

3. EEG Holter de 24 hrs

Este exámen consiste en la realización de un EEG en forma prolongada y ambulatoria. Usualmente se registran 24 hrs. para estudiar toda la vigilia normal y todos los estadios de sueño.
La preparación del paciente es la misma que en un EEG normal.
No es necesaria la privación de sueño, salvo orden explicita del médico tratante. En ese caso debe avisarse a la técnica ésta condición.
Asistir con camisas o blusas con cierre o botones, para que sea fácil de retirar al momento de dormir o vestirse. (Tome en cuenta que no podrá colocar ni retirar poleras por la cabeza del paciente, para proteger electrodos y evitar una desconexión).
El día de retiro de Holter, traiga una polera adicional para cambio en caso de que se moje la que lleva puesta.

4. Video EEG prolongado

Este EEG consiste en el registro de video simultáneo al EEG. Para esto se requiere que el paciente permanezca mayor tiempo en la clínica. Su médico tratante definirá el tiempo de registro.
En algunas ocasiones, como complemento de los EEGs antes mencionados, pueden solicitarse pruebas neurocognitivas, como uso de electrodos adicionales o inducción de crisis, entre otros. Estos procedimientos consisten en pruebas anexas que deben ser indicadas por el médico tratante explícitamente en la orden médica.

 

Charlas Educativas

Charlas

Solicite Charla educativa para su colegio.(Charlas sin costo)

  • ¿Qué es la epilepsia?

  • Epilepsia y repercusión en el aprendizaje.

  • ¿Qué hacer frente a una crisis epiléptica?

  • Educación inclusiva. ¿Qué es y como implementarla en forma real y eficiente?.